jueves, 23 de octubre de 2014

LA FUGA DE LOGAN, de Michael Anderson.







1976, Estados Unidos


Solvente adaptación del libro escrito por William F. Nolan y George Clayton Jonhson cuyo título es el mismo de la película que a continuación presento. Este trabajo de ciencia ficción setentera resulta una película amena y conseguirá atrapar al espectador gracias a su música y colores psicodélicos, gustará especialmente a los entusiastas de tan singular época. La producción tuvo tanto éxito que un año después contó con su propia miniserie. Una historia de aventuras sobre un héroe que vive inmerso en una distopía.

Corre el siglo XIII en la Tierra. Los humanos viven en una cúpula dotada de todo tipo de lujos y placeres que, aunque aparentemente es un paraíso, guarda entre sus muros algo más parecido a un infierno. Al cumplir la treintena, todos los habitantes  deberán acudir al carrusel de la muerte, un lugar donde van a morir en una especie de atracción de feria terrorífica. En caso de que escapes los “sandman” te atraparán. Ellos son unos policías encargados de controlar a escapistas y sublevados que día a día se reúnen para planear cómo salir al misterioso exterior. Los agentes de la ley te freirán de inmediato con una de sus luminosas pistolas.


¿Parece un argumento complicado? Al igual que toda obra ambientada en un futuro, a priori lo parece. Afortunadamente es muy sencillo dejarte atrapar por este nuevo e hipnótico mundo.

La película se centra en Logan 5, un joven policía al que le encargan destruir un santuario que se haya a las afueras de la ciudad. La misión no será realizada. El protagonista huirá a las afueras junto a una mujer que conseguirá ganarse su corazón mientras su mejor amigo se dedica a perseguirle con el propósito de asesinarle.

Sus exactas dos horas de duración resultan muy amenas, creo que pocas personas, o más bien ninguna, se aburrirían con este relato. La fuga de Logan hará que pases un rato agradable y distendido. Una divertida escenografía en clave retro es uno de los mayores atractivos de esta típica trama que está contada de muy buena forma. La actuación deja que desear y es demasiado contenida pero tampoco hace daño a vista u oídos.



Un film que encantará a los amantes de los viajes de héroes ambientados en el futuro y un perfecto ejemplo de las enseñanzas de Joseph Campbell.


Valoración: 6,2.